QIGONG

El Qigong, cuya traducción aproximada es “cultivo de la energía”, es una actividad física que integra el cuerpo y la mente, mediante la respiración y la concentración, en beneficio del bienestar físico y mental. Se fundamenta en el sistema energético de meridianos y acupuntos y utiliza la postura, el ejercicio físico, el gesto y la fonación para optimizar la eficiencia y la eficacia en la producción, almacenamiento, circulación y conservación de la energía vital Qi.
El término Qigong fué difundido en la década de los años 50 para englobar todas las técnicas milenarias destinadas a cultivar la salud y la longevidad. En la antiguedad se hablaba de Dao Yin (conducción de la energía vital por el cuerpo); Tu Na (espiración, inspiración); Xing Qi (promover la circulación del Qi) o Yang Sheng (nutrir el principio vital). Fue el Dr. Liu Gui Zhen que trabajó a partir de los textos antiguos, que designó el nombre de Qigong para englobar las técnicas de trabajo con la energía. Qi se traduce como energía y gong como trabajo o cultivo, por lo que Qigong es, según el Dr. Yang Jwing-Ming, toda práctica o trabajo relacionado con el Qi.
El Qigong, al igual que la acupuntura, maxobustión o fitoterapia, forma parte de la Medicina Tradicional China. La acupuntura, la acupresión y el tratamiento con hierbas se utilizan para ajustar el flujo de Qi humano y son la raíz de la medicina china. El uso de la meditación y los ejercicios de Qigong se utilizan para mejorar la salud, fortalecer la constitución, curar enfermedades y prevenir el envejecimiento prematuro; pero la visión generalizada del Qigong como una gimnasia oriental para la salud, es limitar esta disciplina al plano físico olvidando que también es un camino de búsqueda interior que nos acerca a lo que realmente somos.
Se estima que existen más de 100 sistemas de Qigong que se dividen en dos formas de trabajar la Energía vital: una interna o Nei Dan y otra externa o Wai Dan. Con el trabajo interno se potencia la Energía vital en el abdomen o Dantien para, después, hacerla fluir por las extremidades. El trabajo externo utiliza la tensión y distensión de los músculos de las extremidades aumentando la energía en los meridianos que nutren los órganos. Los sistemas de Qigong se pueden clasificar también según la corriente filosófica, es decir, Budista, Taoísta o Confucionista, así como la finalidad de la práctica según la escuela, médica o marcial. Todos los sistemas de Qigong utilizan las posturas estáticas, el movimiento, el control de la respiración y la concentración y todos se basan en el sistema de meridianos y acupuntos, por lo que la práctica de cualquier sistema de Qigong ayuda a potenciar la salud y restablecer el equilibrio emocional.
El Qigong es una actividad física apta para todas las personas sin distinción de edad ni condición física.

¿ CÓMO ACTÚA EL QIGONG ?

Qigong significa trabajo o cultivo de la energía vital. Se basa en reestablecer o mantener el equilibrio entre los dos opuestos Yin y Yang, devolviendo al organismo la capacidad de adaptarse a los cambios internos y externos, reforzando así la salud.
Con la práctica continuada del Qigong aumenta el nivel energético del organismo ya que, poco a poco, se disuelven los estancamientos de energía, permitiendo que ésta circule libremente por todo el cuerpo, fortaleciendo la constitución y mejorando el funcionamiento de los órganos internos.
Basándose en el movimiento y en la circulación de la energía por todo el cuerpo, se eliminan la tensión y la rigidez a la vez que se adquiere más capacidad de respirar profundamente, lo que conduce a un estado de calma y serenidad.
Con la práctica consciente se puede entender la raíz del desorden y nutrirse de lo que ayuda a mejorar, adquiriendo herramientas que permitan resolver la tensión física y emocional.

LA PRÁCTICA

La práctica debe ser consciente. El cuerpo y la mente deben ser una unidad. Si el cuerpo está aquí y la mente, allá, no hay unidad integral, por lo que se estará realizando una gimnasia, pero no Qigong. (Lo mismo ocurre con el Taichi o con el Yoga).
Durante la práctica, el movimiento o la postura, la respiración y la intención, deben estar coordinadas como si fueran una sola cosa. Esta consciencia de cada uno de los elementos, es lo que permite sentir, relajar y alinear, para percibir la unidad.
Es importante saber relajarse, pues si hay relajación, hay percepción y ésta conduce a la consciencia de las sensaciones, sabiendo en cada momento qué ocurre en el cuerpo y en la mente.
La respiración debe ser suave, regular y profunda. Conforme se regula la respiración, se calma la mente conduciendo al practicante a un estado de calma y sosiego permitiendo que la concentración y la plena consciencia se instalen y perduren. La mente está vacía, el corazón tranquilo, el espíritu despierto.

BENEFICIOS

Con la práctica del Qigong se obtienen beneficios a corto plazo, pero es con la práctica constante y prolongada que obtendremos los mayores beneficios.
A nivel corporal, regula todos los sistemas y refuerza el sistema inmunitario. Mejora la circulación sanguínea, equilibrando la tensión arterial. Aumenta la capacidad pulmonar y relaja el diafragma. En general, mejora el funcionamiento de los órganos internos.

  • Está especialmente indicado en procesos crónicos como artrosis, artritis, osteoporosis y fibromialgia.
  • Fortalece el sistema tendino-muscular y los huesos. Es muy efectivo para eliminar la rigidez y los dolores de espalda.
  • Por su trabajo sobre la concentración y la relajación mental, regula las emociones mejorando la capacidad de concentración y discernimiento, disminuyendo el nivel de ansiedad y estrés y con ello, los problemas de insomnio.
  • Desarrolla la conciencia, el conocimiento de nuestro cuerpo, la propiocepción (capacidad para percibir las sensaciones internas del organismo).
  • La base de la práctica de esta disciplina es la relajación tanto física como mental. Su práctica continuada reeduca al cuerpo en una nueva manera de sentirse, relajado, sin tensión, recuperando la capacidad de regenerarse y autorregularse, generando un estado de mejoría general.
  • Es apto para todas las edades, y la aplicación de sus principios pueden acompañarnos en la vida cotidiana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR